junio 12, 2024

La OTAN y nuestras Islas Malvinas

La OTAN y nuestras Islas Malvinas

Gabriel Camilli*

Con relación a la Argentina, Ucrania, la OTAN y la nueva política exterior, ensayaremos algunas ideas para una actualización del mismo, dada la reciente postura de ir a la Alianza. Más allá de que pueda ser una categoría casi protocolar, pero implica consecuencias, al par que beneficios. Es interesante realizar un balance de pros y contras de tal decisión.

Según dice el periodista Edgardo Aguilera: “Nos encontramos en un momento de grandes expectativas y justificada esperanza de la comunidad mundial ante la emergencia de un nuevo sistema de seguridad internacional”. Este diagnóstico, muy parecido a la situación actual de pugna entre dos colosos, fue el preámbulo de la carta que en 1999 envió el presidente Carlos Menem a su par norteamericano, Bill Clinton, para solicitarle la incorporación de la Argentina a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) “en calidad de miembro asociado o una categoría similar a establecerse”. (ver https://www.mdzol.com/politica/2024/4/13/contactos-reservados-por-la-membresia-de-argentina-en-la-otan-420024.html)

Veinticinco años más tarde, la Argentina reinicia el camino de incorporarse a la Alianza Atlántica de la mano de Javier Milei y su giro en el área de defensa hacia un categórico alineamiento militar con los Estados Unidos.

Desde el 12 de mayo de 1985 opera en suelo malvinero la base militar Monte Agradable, que fue inaugurada por el príncipe Andrés de York. Hoy es una base de operaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), una de las responsables de la Guerra Rusia – Ucrania.

Daysi Rendo Gadea y Gustavo Abu Arab de Apera (Asociación de Periodistas de la República Argentina), la describen en un artículo publicado en ‘Agenda Malvinas’ como “un corredor aéreo diario entre el Reino Unido y Malvinas” que “aceleró el movimiento de militares y civiles” (https://www.planbnoticias.com.ar/index.php/2023/04/02/monte-agradable-la-base-militar-de-la-otan-y-el-reino-unido-en-suelo-argentino/). “Esta escalada militar del Reino Unido y la OTAN en Malvinas con un alto despliegue militar “genera preocupación en momentos que las grandes potencias mantienen una prolongada guerra en Ucrania. Este contexto bélico sin dudas produce claros signos de reacomodamiento de la contención global de los conflictos; mientras se registra una importante tensión financiera por la caída de varias bancas históricas”, continúa.

Además, exhibe el interés del Reino Unido y la OTAN por el control del paso oceánico obligado a los hielos continentales y los recursos naturales en la zona de las islas y la Antártida. Estas razones marcan como eje central los reclamos soberanos para la abolición definitiva del colonialismo por parte de la República Argentina en Malvinas, añaden.

“Todo el Atlántico Sur representa un inmenso territorio con enormes recursos naturales y potencial que pertenecen al futuro del mundo. La República Argentina debe ser respetada en sus derechos, también por los países que integran el Tratado Antártico”, finalizan Daysi Rendo Gadea y Gustavo Abu Arab.

Consideramos que este tema debe ser puesto en la balanza a la hora de evaluar nuestra participación en una Alianza que es usurpadora del espacio marítimo, terrestre y aéreo que es parte de nuestro país y por el cual han derramado su sangre 649 compatriotas que nos miran desde el cielo. ¿Qué pensaran?

Ventajas y desventajas de pertenecer a la OTAN

Según nos dice el doctor Juan Borrell, profesor y especialista en geopolítica: “La Argentina tiene una línea diplomática histórica de mantener la neutralidad; la Argentina debería conversar con otros países de América una postura regional como bloque y también habría que entender el alineamiento del actual gobierno a la luz de intercambios con potencias de la OTAN (por ejemplo: compra de los F-16, ingreso a foros económicos occidentales, etc.)”. Interpretando, ya que no conocemos los detalles.

Por su parte, el teniente Coronel retirado Santiago R. Alonso durante la presentación de nuestro libro sobre la Guerra en Ucrania:

Se mostró perplejo por intervenir en un problema que no es nuestro y donde no hay un milímetro del interés nacional argentino en juego. No me extrañaría que la Argentina, rompiendo su tradición diplomática de neutralidad en los conflictos externos e internacionales y fuera de nuestro continente, termine poniendo algún grano de arena para aumentar el calor de ese fogón que se está incendiando hace dos años.

Foto: WikiImages

Algunos se ilusionan con la llegada de equipamiento militar moderno por ello “que la Argentina se incluya en las filas de ‘socios globales’” (partners across the globe) y status como el de extra OTAN que permiten el acceso a una extensa gama de programas de asistencia, equipos y adiestramiento militar estandarizado que resulta estratégico en medio de cambios en el sistema multilateral y el retorno a la geopolítica de dos competidores, los Estados Unidos y la República Popular de China” (artículo citado de Edgardo Aguilera).

No obstante esto sea posible, es muy difícil que el armamento llegue completo y de primera generación dado el “veto” de Gran Bretaña para que la Argentina modernice sus Fuerzas Armadas. Para los ingleses es un objetivo vital y permanente que nuestro país no posea capacidades militares que amenacen sus intereses en Malvinas, Antártida y el Atlántico Sur, o sea no van a permitir que nos rearmemos como lo vienen haciendo hace 40 años. Otro tema a tener en cuenta, y que analizó acertadamente el coronel Fernando Duran, es la “exportación de doctrina militar para sus socios. Cuando uno es socio de la OTAN recibe entrenamiento y doctrina militar OTAN.

Normalmente exportan doctrina COIN, de Contra insurgencia. Esta doctrina que intentan imponer a ‘sus aliados’ con las tácticas disponibles en las operaciones de contrainsurgencia son para un entorno de guerra irregular. Por eso este aspecto está mostrando sus falencias en la guerra europea, donde en entorno y los dominios son de uso regular, casi clásico podemos decir. La doctrina de empleo militar cuestión que la OTAN no entiende porque viene de 20 años de hacer contrainsurgencia (un conjunto de técnicas y prácticas aplicadas por los Estados con el objetivo de detectar y destruir a los miembros y bases de apoyo de los grupos insurgentes)”. Este tipo de doctrina que se adopta muchas veces a libro cerrado por países como el nuestro, han demostrado su deficiencia en el desarrollo de las operaciones por parte de las fuerzas armadas ucranianas instruidas desde 2014 en este tipo de doctrina, adecuada para combatir en Siria o Afganistán.

Profundizando este tema vemos un artículo que dice ‘¿Se equivocó la OTAN al entrenar las unidades de contraofensiva de Ucrania? ¿Los entrenó para el campo de batalla equivocado?’ Estas preguntas están en el centro de un acalorado debate sobre por qué, después de tres meses de agotadores combates, la contraofensiva en el sureste de Ucrania aún no ha logrado penetrar hasta el Mar de Azov, cortando el llamado puente terrestre que conecta los territorios anexados. Crimea con territorios del sur de Ucrania ocupados por Rusia. Ver https://www.politico.eu/article/ukraine-war-army-nato-trained-them-wrong-fight/

Estos son algunos aspectos que podemos poner en la mesa de debate para abordar este tema. Consideramos necesario un debate serio y responsable, interagencial, que aporte asesoramiento adecuado para que el ápice estratégico nacional no adopte decisiones que puedan perjudicar los de nuestro país, ni el bienestar y la vida de sus habitantes. No podemos olvidar las trágicas y dolorosas muertes de nuestros compatriotas en los aún irresueltos casos de AMIA y la Embajada de Israel en Buenos Aires.

*Coronel (ret.) del Ejército Argentino y director del Instituto ELEVAN.

Fotos: daniel_diaz_bardillo/ WikiImages

About The Author

Maestra en Periodismo y Comunicación; directora de noticias, editora, jefa de información, articulista, reportera-investigadora, conductora y RP. Copywriter de dos libros sobre situación política, económica y narcotráfico de México; uno más artesanal de Literatura. Diversos reconocimientos, entre ellos la Medalla de plata por 50 Aniversario de Radio UNAM y Premio Nacional de Periodismo, categoría Reportaje.

Related posts