febrero 01, 2023

La sucesión para el 2024: Morena, las mismas ‘Corcholatas’  

La sucesión para el 2024: Morena, las mismas ‘Corcholatas’  

Enigma, en la cancha opositora  

Arturo Rios

Muy adelantados, en la lucha por la sucesión presidencial, el manejo de la baraja de aspirantes más exhibida, por ahora, es la del partido en el poder, azuzada por el propio presidente, que gusta de aventar sus dados y sus dardos. Aunque algunos vayan, envenenados.

El mandatario goza de usar distractores y lo vimos semana pasada, en la que confirmó a sus tres Corcholatas; los mismos de siempre: Claudia Sheinbaum, Marcelo y Adán Augusto. Antes, simuló apoyo a Ebrard, el mismo día ratificó ante diputados a Adán y cerró con Claudia.

En términos llanos

Jugó con la opinión pública y seguidores que se enmarañan, confusos, sin saber qué hacer, pues en política el chiste de todo, es saber interpretar los mensajes velados del mandamás para acertar. AMLO es un enigma que ni él mismo se entiende.

La realidad es clara, hasta ahora son solo tres los macizos en el ánimo del mandatario, pero saldrán perturbados que alzarán la mano sólo para llamar la atención a sabiendas que no tienen ninguna oportunidad. Fernández Noroña, entre ellos.

La oposición, como se ve, hasta ahora es incierta: por ahí los panistas, más abiertos. Ricardo Anaya, que ya fue candidato albiazul perdedor en 2018 y ahora es constante en su autopromoción. Santiago Creel, que tiene bajo su control a Marko Cortés. Ambos cartuchos quemados.

Por el PRI, se promueve con cierto éxito Enrique de la Madrid, hijo del expresidente del mismo apellido, aunque no se sabe si desea la Presidencia o el gobierno de la Ciudad de México. Pero hasta ahora, se le nota ambigüedad.

Por ahí Alejandro Moreno, líder del tricolor, también soltó sus aspiraciones, pero se le tomó como ocurrencia, es poco agraciado en aceptabilidad. Desde que gobernó Campeche, se dio a conocer como un desmedido farsante sin criterio y volátil, que pasaba del ataque a la sumisión con descaro y menos pudor.

Desde el 6 de junio de 2021

Se marcó la posibilidad de la Coalición PAN-PRI-PRD, que podría ganar al empoderado Morena, con un regular resultado, pero menguando espacio a los del poder.

Viene otra prueba interesante: La fijación del presidente por controlar el INE, o desaparecerlo a través de su promoción de la Reforma de la Ley Electoral, que únicamente, con los 54 votos del PRI, podría lograr y, hasta ahora, la posición tricolor está decida a no dejarla pasar.

De mantenerse así, será otra lastimera derrota a AMLO, como ocurrió con la Reforma Eléctrica.

Estamos en el año definitorio de lo que podría ocurrir en el 2024 y desde hoy, estamos atentos a cada movimiento de la clase política mexicana. Aunque por ahora, todo sigue siendo un enigma.  

Email: rrrart2000@hotamil.com 

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts