octubre 03, 2022

Los secretos del Santo Niño de Atocha del Santuario de los Plateros, en Fresnillo, Zacatecas

Los secretos del Santo Niño de Atocha del Santuario de los Plateros, en Fresnillo, Zacatecas

Arturo Rios
El Santo Niño de Atocha del Santuario de los Plateros, en Fresnillo, Zacatecas, está vestido de peregrino del camino de Santiago: Con sombrero, capa, bastón con una aceitera para el agua, espigas de trigo en una mano y, en la otra, una canasta, una concha de venera en el pecho y sandalias, y yace sentado en una silla.
Es un Niño Jesús en los brazos de la Virgen.
La historia dice:
Que los musulmanes encarcelaron a cristianos y que no permitían visitas ni de familiares ni de amigos, sólo de niños. Decidió hacerles compañía en su tribulación, los consolaba y daba comida. Fue representado como un Chico Peregrino.
Cuando los peninsulares llegaron al Nuevo Mundo, trajeron esta devoción y los trabajadores europeos que emigraron a Plateros, por el descubrimiento de plata en esa región, no la olvidaron.
Se dice que El Santo Niño de Atocha también ayuda a mineros que quedan atrapados en una cantera.
Se le atribuyen muchos milagros y millones de personas creen en él en todo el mundo.
Hace más de setenta años, el periódico El Peregrino de Atocha, que publicaban en Plateros los Padres Josefinos, encargados del Santuario, confesaban que no había datos sobre quién trajo la imagen de Nuestra Señora de Atocha.
Desde mediados del siglo XIX
Se han hecho ediciones del Milagrosísimo Niño de Atocha. Igual en Fresnillo, Zacatecas, que en Guadalajara, León, Guanajuato y en América Central.
Es el testimonio más antiguo sobre una devoción popular muy arraigada y que plantea secretos sin respuestas.
Foto: i24van 

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts