octubre 03, 2022

“¡Yo quiero!”, levanta la mano Beatriz Paredes; es capaz, experta y valiente  

“¡Yo quiero!”, levanta la mano Beatriz Paredes; es capaz, experta y valiente  

Arturo Ríos Ruiz  

Se destapó la senadora Beatriz Paredes Rangel por el PRI: Con una maleta de experiencia de historia dentro de la política mexicana, ahora forma parte de otros que tienen la misma intención: Enrique de la Madrid, Los Alejandro, Moreno y Murat, gobernador de Oaxaca y deben faltar más suspirantes. A todos los barre y puede cuajar.

La tlaxcalteca es inteligente, conocedora de los entresijos del tricolor y la política nacional extranjera, recia y maleable, valiente, de acuerdo. Por lo tanto, superior al nivel de los que suenan en su partido y en los otros.

La primera vez que la vi físicamente proveniente de su natal Tlaxcala para figurar en la política desde la capital, fue en el restaurante La Cava, de Insurgentes Sur; entró con un caballero y llamó la atención por su figura esbelta, bellas facciones.

El vulgo especulaba sobre una relación más que cercana con el electo, José López Portillo.

En su natal Tlaxcala

Desde muy joven encabezó presiones a grupos dominados por hombres. Paredes, enemiga del centralismo, buscaba evitar la ignominia en temas como los apoyos al campo, pesca y la producción alimentaria.

Fue diputada local y presidenta de la Gran Comisión del Congreso del Estado de Tlaxcala de 1975 a 1978, fue diputada federal en las legislaturas LI, LIII y LVIII y senadora en la LVII Legislatura. Presidió el Congreso de la Unión, la Cámara de Diputados y el Senado de la República de México.

Otros cargos: Embajadora de México en Cuba. Igual de Brasil. ​Fue presidenta del Parlamento Latinoamericano, donde concurren legisladores de los congresos de todos los países de habla hispana de América Latina y el Caribe. Es miembro del Inter-American Dialogue y del International.

Llenaríamos el espacio si continuamos los encargos que ha desempeñado en el servicio público y que consideramos suficientes, para enmarcar de quién se trata y que les lleva enorme ventaja en las lides políticas a sus compañeros tricolores, a los panistas y a los Morena.  

Con su “¡Yo quiero!”

Puso en un embrollo a sus compañeros y a los demás órganos políticos que carecen de figuras competitivas.

Comencemos con los del poderoso Morena: Claudia Sheinbaum, que queda en el piso ante ella; Adán Augusto, a menos de la mitad de la estatura política de la priísta y Marcelo Ebrard, es el único con reciedumbre para competirle.

Del PAN, asoman dos que luchan por ser ungidos como aspirantes: Ricardo Anaya, un joven luchón con claros y oscuros y que en sus espaldas carga la derrota de 2018;  fresco aún, persiste en su intento y el otro más soterrado es Santiago Creel, que es un cartucho muy quenado

Del PRI, Alejandro Moreno, que el sólo nombre lo descalifica, Enrique de la Madrid, inteligente con potencial, pero sería mejor para él, pensar en la CDMX; y Alejandro Murat, ni qué decir, no tiene con qué competir.

El problema que se enfrenta la oposición, es serio y peligroso: Es fundamental la Coalición PAN-PRI-PRD para ganar, más si MC se les une; pero ése el detalle. El azul tiene más votos que todos ellos y la ambición política puede salir a flote al pelear la supremacía para escoger candidatos con latente riesgo de ruptura y de perder.

Email: rrrart2000@hotmail.com

About The Author

Soy un hombre y periodista independiente, no tengo partido político. La crítica es mi posición. Me titulé a los 65 años y tengo 74. Mi vida es el Periodismo.

Related posts