agosto 10, 2022

Alquilaba mi cerebro, pero ¡nunca lo vendí o dejé que me lo lavaran!

Alquilaba mi cerebro, pero ¡nunca lo vendí o dejé que me lo lavaran!

Bolivar Hernandez*

A lo largo de mi vida, cada vez que estrecho la mano de alguien al saludar o también al bailar, me dicen invariablemente, tu o usted, tiene mano de estudiante.

Esto significa que poseo una mano suave , tersa, sin huella alguna de trabajos físicos.

Sin embargo, ahora que las observo detenidamente, detecto que mis manos tienen callos producto de tantos años manejando una bicicleta.

¡Es verdad!

Toda mi vida tuve solo trabajos intelectuales, quizá un par de trabajos físicos ocasionales. A mi me pagaban por lo que sabía, por mis talentos intelectuales.

Alquilaba mi cerebro, pero ¡nunca lo vendí o dejé que me lo lavaran!

*La vaca filósofa.

About The Author

Soy binacional México-guatemalteco, 77 años. Antropólogo, psicoanalista, periodista, ecólogo, ciclista, poeta y fotógrafo.

Related posts