junio 25, 2022

Feminicidio, clímax de una brutal escalada de violencia contra las mujeres, por el hecho de serlo

Feminicidio, clímax de una brutal escalada de violencia contra las mujeres, por el hecho de serlo

Mary Sandoval*

A pesar de que los números son alarmantes, cobran más indignación aquellos delitos que al no ser investigados o perseguidos por feminicidio, quedan en la impunidad y la opacidad de la ley.

En la mayoría de los casos, el agresor atenta contra la vida de la mujer varias veces hasta lograrlo, pues el feminicidio es el clímax de una brutal escalada de violencia contra las mujeres, por el hecho de serlo, comenta la periodista Ivette Sosa, Premio Nacional de Periodismo.

Avalado ello, puntualiza, por un Estado feminicida que lo permite todo; donde el Ejecutivo de la Nación no ha mostrado un ápice de sensibilidad, ya no se diga empatía con el tema. El cual debería ser parte de la agenda de seguridad nacional

De un tiempo para acá, el feminicidio u homicidio contra la mujer ha aumentado de manera considerable y, desafortunadamente, las políticas públicas en materia de apoyo a la mujer no han servido de mucho.

El tema tiene sus orígenes en 1993, con las muertas de Juárez
Cuando Esther Chávez Cano, comenzó a anotar en una libreta las numerosas muertes de mujeres que publicaban en sus páginas los periódicos locales en la fronteriza Ciudad Juárez, Chihuahua, al norte del territorio mexicano.

La palabra feminicidio, el homicidio de una mujer por razones de género, comenzó a ganar importancia. Esas mujeres que murieron eran trabajadoras pobres de las maquiladoras que se encuentran en diferentes zonas de Ciudad Juárez.

Ahora bien, ¿porqué usar la palabra feminicidio para el asesinato de mujeres en razón de género?
Hagamos un poco de historia: En noviembre del 2019, Camila Ordorica escribió la Breve historia conceptual del feminicidio, publicada en la Revista Nexos, y en ese trabajo comenta que la traza genealógica de la invención del concepto de feminicidio -es decir, el primer uso registrado de la palabra- ocurrió apenas hace más de 40 años, en 1976, cuando tres feministas radicales, dos norteamericanas y una libanesa, definieron el concepto en el  Primer Tribunal Internacional de Delitos Contra Las Mujeres, celebrado en Bélgica.

Desde el 14 de junio del 2012, en el Código Penal Federal, se tipifica el delito de feminicidio en el artículo 325 que dice:

Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer en razón de género.

Se considera que existe razón de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  • La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo
  • A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia
  • Existen antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima
  • Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza
  • Existen datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima
  • La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida
  • El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público 

A quien cometa el delito de feminicidio se le impondrán de cuarenta a sesenta años de prisión y de quinientos a mil días multa. 

Aunque en el 2007, y de acuerdo a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, ya se hablaba del delito de feminicidio y la violencia feminicida.
No obstante, al analizar puntualmente cada fracción se pueden encontrar ciertas cuestiones que complican poder sentenciar al presunto culpable bajo el delito de feminicidio. Las primeras dos fracciones pueden ser consideradas las más relevantes para este tipo de delito.

Por un lado, si el cadáver de la víctima presenta rasgos de violencia sexual o física se reconoce la intencionalidad de humillar a la víctima, en este caso, menospreciar a la mujer.

Por otro lado, el derecho penal tiene una interpretación muy estricta respecto a cómo está tipificado en el Código. En este caso, las víctimas quedan desprotegidas si sólo existe un rasgo, una lesión o mutilación. Es decir, a menos que el cadáver de la víctima presente muchos rasgos en su cuerpo, difícilmente un juez calificará el crimen como feminicidio, aún cuando haya sido por un acto de odio.

En lo personal, ya lo he externado muchas veces, ese término de feminicidio no se debería de usar, ya que considero que solo empeora las investigaciones en los asesinatos de mujeres y se pierde el sentido de las causales por las cuales se cometió el crimen.

El verdadero feminismo lucha por el reconocimiento de las mujeres como sujetos humanos y de derecho y sostiene que ningún ser humano debe ser privado de ningún bien o derecho a causa de su sexo; se busca que las mujeres tengamos igualdad de libertad que los hombres y eliminar la violencia de los hombres contra las mujeres.  Entonces ¿porqué hacer esa división de los asesinatos de hombres y mujeres?

López Obrador y el feminicidio
Bajo el gobierno de López Obrador, la violencia contra las mujeres se ha acentuado. En los tres años y un poco más del actual sexenio, delitos como feminicidio, homicidio doloso, violación y violencia familiar han registrado números récord.

El feminicidio, que es la forma más extrema de violencia contra la mujer, rebasó las 1000 muertes en un año. De lo que lleva el remedo de presidente en el poder, el feminicidio creció un 4% a nivel nacional.

De acuerdo a la información publicada por el Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre enero y diciembre del año pasado, han sido asesinadas 3506 mujeres, de las cuales 1004 se catalogaron como feminicidio. Dicha cifra es la más alta desde que se lleva el registro de los feminicidios desde el 2015, año en el que solo 412 mujeres fueron asesinadas.
Los estados de la República más peligrosos por el número de asesinatos de mujeres son:

Estado de México, Jalisco, Nuevo León y la Ciudad de México. Con los datos que se tienen, se puede ver que la tasa de feminicidios por cada 100,000 habitantes, en estados como Quintana Roo, Nuevo León, Sonora y Sinaloa, es casi el doble que la tasa promedio nacional.

México es un país violento para las mujeres, cuenta con una de las tasas de feminicidios más altas del continente: 10 mujeres asesinadas al día. Además de las violaciones y violencia de género, las mujeres también sufren la impunidad, porque en México la justicia deja sin reparar el 90% de los feminicidios.

Foto: semprepiusu03 /

*Egresada de la licenciatura en pedagogía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.
Una de mis pasiones es el periodismo de opinión
Mi blog: La Centinela Política
Comulgo con dos magníficas frases de Gabriel García Márquez: Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días y La prensa es la artillería de la libertad.

 

En máximos históricos, homicidios en México: Una víctima de homicidio doloso cada 15 minutos y de feminicidio cada 8 horas

About The Author

Un joven y dinámico diario web, con información actual, de ágil lectura, enfocado en Política, Negocios, Educación, Derechos Humanos, Ciencia, Sexualidad, Tecnología y diversos temas de México y el mundo. Contamos con la colaboración de importantes plumas que escriben desde diversas partes del orbe y con la fina ironía de caricaturistas reconocidos internacionalmente.

Related posts